Una nueva esperanza para curar definitivamente la diabetes tipo 2



NOTICIA:

La diabetes tipo 2 es una enfermedad que dura toda la vida (crónica) en la cual hay un alto nivel de azúcar (glucosa) en la sangre. La diabetes tipo 2 es la forma más común de esta enfermedad.

La insulina es una hormona producida en el páncreas por células especiales, llamadas beta. El páncreas está por debajo y detrás del estómago. La insulina es necesaria para mover el azúcar en la sangre (glucosa) hasta las células. Dentro de las células, ésta se almacena y se utiliza posteriormente como fuente de energía.

208a

Una clínica valenciana confirma que ha logrado un 95 % de éxito en la cura de la diabetes tipo 2 con una operación de bypass gástrico. Confirman el equipo del cirujano bariátrico y metabólico y responsable de la clínica Obesitas, José Vicente Ferrer, que ha consolidado un porcentaje de éxito situado entre el 80 y el 85 por ciento en el tratamiento de la diabetes tipo 2, permitiendo incluso evitar el uso de insulina, gracias a una operación de bypass gástrico.

La clínica valenciana ha explicado en un comunicado que, de este modo, “mejora la calidad de vida del paciente, aportando una mayor sensación de salud y limitando el uso de la insulina”. Se trata de una intervención especialmente indicadapara pacientes de diabetes tipo 2, que permite al paciente suprimir el uso de la insulina, siempre que la diabetes no tenga más de diez años y la reserva pancreática sea suficiente.

Para este último aspecto, es necesario realizar un estudio detallado, e incluso un “test real” que permite conocer aproximadamente cuál es la reserva pancreática y cómo responderá el páncreas a la operación. En este contexto, la posibilidad de poder dejar la insulina es del 80 por ciento de los casos, mientras que la posibilidad de reducir notablemente las unidades a administrarse es del 95 por ciento. Obesitas ha destacado, entre las principales ventajas de la cirugía metabólica, “la detención del proceso de envejecimiento acelerado a nivel micro y macro vascular que ocasiona la diabetes” y, por tanto, “todas sus posibles complicaciones futuras”.

¿En que consiste?

El bypass tipo sadis consiste, básicamente, en realizar un estómago pequeño y un bypass o derivación del duodeno y del íleon. Esta técnica persigue que el alimento no pase por el duodeno y la primera parte del intestino delgado, lo que permite al paciente perder el peso de más.

La mayoría de los pacientes intervenidos han conseguido abandonar la clínica a las 48 horas de la operación, no necesitan inyectarse insulina después de la operación, y sin haber perdido peso todavía, de forma relevante, lo que garantiza su éxito como intervención frente a la diabetes. Esta operación de cirugía metabólica está indicada para pacientes que padecen diabetes, de aparición en la edad adulta, y asociada a un exceso de peso de más de 20 kilos, comúnmente conocida como diabesidad.

dieta para la diabetes tipo 2

dieta para la diabetes tipo 2

Los pacientes a los que se les realiza esta intervención son pacientes con diabetes tipo 2 refractaria, que presentan obesidad grado 1, tienen una edad entre 18 y 50 años, diabetes de menos de cinco años de evolución, mal control médico de la diabetes y ausencia de complicaciones graves de la diabetes.

Hasta el momento se han realizado intervenciones en pacientes de obesidad grados 2 y 3 y los resultados“han demostrado una cifras impactantes en la reducción de la diabetes, que se ha resuelto completamente en más del 80 por ciento de los casos“. Ortega ha destacado que se esperan buenos resultados a corto plazo con este programa, implantado en el Servicio de Cirugía en colaboración con Endocrinología.

La intervención consiste en realizar un baipás gástrico en el intestino para que de este modo la comida no pase por el estómago y duodeno, y llegue, antes de estar completamente digerida, al íleon. “Esto pone en marcha una serie de mecanismos hormonales, algunos de los cuales son todavía parcialmente desconocidos, que disminuyen la resistencia periférica a la insulina, y hacen bajar el azúcar en sangre a valores prácticamente normales”, ha explicado Ortega.

La intervención, que se realiza por medio de laparoscopia, tiene una duración aproximada de 100 minutos, el tiempo de ingreso suele ser de tres días y el postoperatorio requiere de una convalecencia inferior a un mes. “Los resultados se empiezan a observar al día siguiente de la intervención”, según Ortega, quien ha agregado que el paciente pierde peso y consigue el objetivo de estabilizar la diabetes, con lo cual “se mejora la calidad de vida y aumenta el tiempo esperado de supervivencia”.

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios