Ocho curiosidades sobre la saliva que probablemente desconocías



NOTICIA:

La saliva es una especie de elixir mucho más importante de lo que podamos imaginar.

Se trata de uno de los fluidos corporales más relevantes para mantener el correcto funcionamiento no sólo de nuestra boca, sino también del resto del cuerpo debido a las múltiples funciones que desempeña.

Hoy queremos brindarle un particular homenaje contándote ocho curiosidades sobre la saliva que probablemente desconocías hasta ahora.

#1 Segregamos entre 1 y 1,5 litros al día.

Los adultos sanos solemos hacerlo a un ritmo de aproximadamente 0,4 mililitros por minuto en reposo y 2 en estimulación. Si producimos menos de la mitad, probablemente estemos ante un caso de xerostomía (síndrome de la boca seca). Generalmente, los hombres segregan más cantidad de saliva que las mujeres.

#2 Protege nuestra boca.

La saliva tiene importantes propiedades protectoras al contener una buena variedad de agentes antimicrobianos, así como factores de crecimiento, proteínas, carbohidratos y electrolitos que facilitan la integridad de las mucosas y los procesos de cicatrización. Su ausencia irrita los tejidos blandos de la boca, lo que puede hacerlos más susceptibles a las infecciones y provocar un aumento de caries. En las encías, la sequedad aumenta la placa bacteriana y la incidencia y gravedad de la enfermedad periodontal. Además, la saliva protege nuestros dientes ya que, por un lado, regula el pH y neutraliza los ácidos generados por la fermentación de los alimentos; y, por otro, ayuda a la remineralización dentaria gracias a su contenido en calcio y fosfatos.

# 3 Sin ella no tendríamos sentido del gusto.

No sólo lubrica nuestra boca para poder hablar correctamente y prepara la comida para su posterior digestión. También es necesaria para detectar el sabor de los alimentos. Haz la prueba: sécate la lengua con una servilleta y después prueba un trozo de alimento. Notarás que no tiene sabor. En cambio, al beber un poco de agua, con el alimento aún dentro, podrás comprobar cómo recupera su sabor. Para que este experimento sea más efectivo, pueden vendarte los ojos y darte a probar un alimento sin que sepas cuál es, así el cerebro no podrá engañar a nuestro sentido del gusto con la información que recibe por la vista. ¿Por qué sucede esto? Porque los receptores químicos de nuestras papilas gustativas únicamente pueden funcionar en un entorno líquido. Por ello, la saliva se encarga de humedecerlos para que puedan realizar su tarea correctamente, de ahí que al secar la lengua de estos receptores se inhiban, y con ellos el sabor.

#4 Nos pone en alerta en caso de deshidratación.

Funciona como un indicador de deshidratación ya que, cuando disminuimos su producción, activa la señal de alerta del organismo mediante la sensación de sed para mantener el equilibrio hídrico.

#5 Por la noche producimos menos cantidad.

La cantidad de saliva que segregamos depende, entre otros factores, del ciclo circadiano, de tal manera que por las noches es cuando menos producimos. Por esta razón es tan importante que nos cepillemos los dientes antes de dormir ya que durante la noche su cantidad será menor y, por tanto, también su protección del esmalte.

#6 Está compuesta por agua en más de un 99 %.

Aunque es agua prácticamente en su totalidad, la saliva es una mezcla de fluidos orales que incluye secreciones de las glándulas salivares mayores y menores junto a otras como el fluido gingival crevicular –producido entre la encía y el diente–, secreciones nasales y bronquiales, derivados sanguíneos procedentes de heridas en la boca, productos bacterianos y víricos, células epiteliales descamadas, restos alimenticios… Toda una amalgama que, pese a todo, es inodora e incolora.

#7 El bebé no la produce en exceso porque vayan a salirle los dientes.

Es falso que el bebé babee porque vayan a salirle los dientes de leche, son hechos independientes. Al cuarto mes de vida comienza a funcionar la glándula parótida, que produce mucha cantidad de saliva, y el niño no será capaz de tragarla correctamente hasta casi los 4 años.

#8 Se ve afectada por los colutorios con alto contenido de alcohol.

Los enjuagues bucales con alto contenido en alcohol, al ser astringentes, pueden producir sequedad de los tejidos orales al modificar la cantidad y calidad de la saliva.

 

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios